ALGUNOS ASPECTOS DE LA FUNDACION DE SANTA FE POR JUAN DE GARAY EN 1573

ALGUNOS ASPECTOS DE LA FUNDACION DE SANTA FE  POR JUAN DE GARAY EN 1573

Muchos años antes de que Juan de Garay fundara la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz en el actual territorio de la República Argentina, la primera fundación de un pueblo con el nombre <<Santa Fe>> en el mundo ocurrió en el año 1491 en España. La nueva urbe se denominó Santa Fe de Granada, esto es, la hoy ciudad española de Granada, a secas.

Ya en territorio americano, un nuevo pueblo con ese mismo nombre nacerá en 1538 en Colombia: hablamos de Santa Fe de Bogotá, que, al igual que Granada, acotó su nombre a simplemente Bogotá. Dos años más tarde, hacia 1540, se crea Santa Fe de la Laguna en México, y, finalmente, llegamos a la tercera ciudad en América, en 1573, que es nuestra vernácula Santa Fe de la Vera Cruz. Creeríamos que solamente un milagro obró para que, en la moderna simplificación de denominaciones, la capital provincial no se llamara apenas <<Vera Cruz>>.

Posicionados en pleno siglo XXI, existen en América y España un total de 42 localidades llamadas Santa Fe, de las cuales 8 tienen el carácter de ciudad, 29 son pueblos y 5 quedaron en condición de aldeas (cuatro en territorio de España y 1 en Filipinas). Recordemos, para hacer honor a la verdad, que dentro de ese listado encontramos 6 localidades <<Santa Fe>> desparramadas en los Estados Unidos que, desde luego, es uno de los países que integran América junto con nosotros, los hispanoamericanos.

En un trabajo de noviembre de 1973, el Dr. Federico Guillermo Cervera, ilustre historiador santafecino, advierte que el agregado “de la Vera Cruz” al nombre de la futura ciudad capital es “la vinculación de su origen con la Semana Santa” y “en recordación de la verdadera cruz del Salvador”.

GENEALOGIA HIDALGA DE GARAY

Don Juan de Garay venía de linajuda estirpe y así entremezcló su sangre con familias de igual talante. Había casado en Santa Cruz de la Sierra (hoy, territorio de Bolivia) con Isabel de Becerra, cuya madre (Isabel de Contreras) esposó en segundas nupcias con el capitán Salazar de Espinosa, fundador de Asunción del Paraguay. Por otra parte, una hija del matrimonio Garay-Becerra, llamada Jerónima Contreras Garay, fue la esposa de Hernando Arias de Saavedra (el famoso Hernandarias), Gobernador del Río de la Plata y del Paraguay.

Sin embargo, la afirmación de su ilustre linaje puede no ser tan cierta si tomamos el hecho de que Juan de Garay nace como fruto de un supuesto amor ilícito. Su padre biológico, fue un miembro de la nobleza que se llamaba Clemente López de Ochandiano[1], por eso, cuando Garay funda Buenos Aires en 1580, él va a usar como Escudo de Armas el de su verdadero padre: el del sello de la familia Ochandiano.

 

Don Juan de Garay.

Su madre, en cambio, fue Catalina Lucía Mendieta Ortiz de Zárate, hermana del leguleyo y Oidor de la Real Audiencia de Lima don Pedro Ortiz de Zárate[2]. Al mismo tiempo, un hermano de éste, don Juan Ortiz de Zárate, será Gobernador del Río de la Plata y Asunción por dos períodos, de 1564 a 1568, y de 1574 a 1576. Según parece, el apellido Garay se lo da un señor llamado Martín de Garay, el cual casó con Catalina Ortiz de Zárate cuando su primer marido, Clemente López de Ochandiano, abandonó la familia. Entonces, Martín de Garay fue padrastro de Juan de Garay y quien le va a otorgar el apellido.

Guerrero, Conquistador y Adelantado por antonomasia, Juan de Garay a la edad de 40 años llevaba veintiséis de lucha sobre su humanidad, repartiendo sus andanzas por el Nuevo Mundo entre los territorios bolivianos, peruanos, paraguayos y argentinos, en periplos y fatigas sin fin. Más cercano en el espacio, la primera vez que se posó sobre el lado oriental de Sudamérica fue cuando arribó a Asunción, en Paraguay, el 11 de diciembre de 1568, de donde nunca más se irá, pues Garay va a morir asesinado por un ataque de los indios en marzo de 1583, en un lugar impreciso, y lleno de islas, del río Paraná, a medio camino entre Buenos Aires y Santa Fe.

FUNDACION DE SANTA FE 

Cinco eran las órdenes o disposiciones precisas que todo Conquistador e Hidalgo tenían que cumplir para proceder a la fundación de un pueblo o ciudad en América o las Indias: a) La Capitulación; b) El Bando o Alarde; c) El Mandamiento; d) Los Poderes; y, e) Los Fundamentos.

Para no redundar en estas cuestiones, que son de suma importancia para comprender el itinerario y la proeza de la Conquista Española en América, diremos que de esas 5 órdenes o disposiciones las más importantes eran la del Bando o Alarde (b) y la de Los Fundamentos (e).

Por Bando o Alarde, se quería significar “el reclutamiento voluntario de estos tiempos o la movilización de la gente para una misión militar”, que, en el caso de sufrir alguna modificación en el curso de la misma ello equivalía a un engaño que bien podía merecer algún castigo. Por su parte, Los Fundamentos eran, ni más ni menos, que aquellas razones que un Conquistador consideraba esenciales para fundar un pueblo o primitiva ciudad en una determinada geografía.

En otro orden de cosas, La Capitulación (a) era la “disposición de la autoridad suprema (El Rey)”, que luego delegaba en algún Adelantado y, de éste, a sus Tenientes o Capitanes, para concretar la fundación de un sitio en el Nuevo Mundo, y cuyo cumplimiento tenía carácter de inexorable e impostergable. Una desobediencia de esta orden era, sin más, una condena a muerte.

Detalle de un mapa de 1749, editado en Roma, Italia, que deja ver el establecimiento de la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz. Dicho mapa le corresponde al calcógrafo Fernando Franceschelli, quien lo tituló “Mapa de las Misiones de la Compañía de Jesús en los Ríos Paraná y Uruguay”.

Se constata, entonces, que Garay faltó a su obediencia, porque la orden que había recibido del Gobernador (Interino) del Río de la Plata y Asunción, don Martín Suárez de Toledo, era la de “abrir las puerta de la tierra hacia el mar”, que quería decir: Garay tenía que fundar una ciudad a la vera del río de la Plata. Sí, la orden era “en la costa nor-oriental del Plata”. Santa Fe de la Vera Cruz no queda sobre las márgenes de aquel río, sino en otra comarca. Tal obediencia llegaría en 1580, cuando Garay proceda a la segunda y definitiva fundación de Buenos Aires.

En los meses y semanas previas a la fundación de Santa Fe de la Vera Cruz, Juan de Garay tuvo algunas desavenencias con Jerónimo Luis de Cabrera, el reciente fundador de Córdoba capital[3], discusión a la que se sumará Nufrio de Aguilar, quien pretende ‘apoderarse’ de la flamante ciudad de Córdoba. Por suerte, para la empresa de Garay, la gresca no pasa a mayores, y el 15 de noviembre de 1573 le dará vida a la ciudad capital de la ahora provincia argentina de Santa Fe.

Unas 80 personas conformarán el plantel civilizador en Santa Fe de la Vera Cruz que acompañó a Garay, “en su mayoría jóvenes (…) a quienes se sumaron algunos miembros de la expedición del adelantado Ortiz de Zárate poco después. Los ya casados trajeron sus familias de Asunción, los demás fuéronla formando. Todos ellos recibieron propiedades en merced, solares en el poblado, chacras en las tierras aledañas y estancias más allá; formando el núcleo inicial de vecinos”, sintetiza con rigor el historiador Cervera.

El mestizo asunceño Ruy Díaz de Guzmán, dio cuenta de la fundación de Santa Fe de la Vera Cruz afirmando que se le concedió “a un hidalgo vizcaíno llamado Juan de Garay, para que se hiciese de gente, y saliese con ella a hacer una población”. De modo, que el Conquistador, además de levantar “ochenta soldados”, se proveyó de armas, municiones y caballos, luego de lo cual partió de Asunción haciendo un trayecto por mar y otro por tierra.

Firma autógrafa del Conquistador, Hidalgo y Guerrero don Juan de Garay.

Guzmán prosigue diciendo que la jornada de fundación de Santa Fe fue coincidente con el “día del bienaventurado San Jerónimo”, y que la primera edificación que se hizo de la nobel población consistió en “un fuerte de tapias de la capacidad de una cuadra con sus torreones, donde se metió con su gente”. Como último detalle, mencionaremos que en el <<Acta de Fundación de la Ciudad de Santa Fe>> labrada por Garay, en el primer párrafo –de extensos renglones-, él manifiesta el motivo de por qué levantó allí una nueva ciudad, cuando dice:

“…fundo y asiento y nombro esta ciudad de Santa Fe en esta provincia de calchines y mocoretáes, por parecerme que en ellas hay las partes y cosas que convienen para la perpetuación de la dicha ciudad, de aguas y leñas y pastos, pesquerías y casas y tierras y estancias para los vecinos y moradores de ella, y repartirles, como su majestad lo manda…”

Punto entonces.  

 

Por Gabriel O. Turone

 

——————–

Imagen de portada: Se aprecian en ella varios elementos icónicos de la fundación de Santa Fe, como ser la Iglesia Jesuita de la ciudad, un indio que contempla la nueva Fe Católica, una espada hidalga y un casco o yelmo de Conquistador Español. Obra del artista Prof. Augusto J. Fusilier.

——————–

Bibliografía:

*) Binayán Carmona, Narciso. “Un ilustre bastardo: Juan de Garay”, Revista Todo es Historia, Año XIII, Nº 160, Septiembre de 1980.

*) Díaz de Guzmán, Ruy. “La Argentina”, ESPASA-CALPE Argentina S.A., Buenos Aires, 1945.

*) Luna, Félix. “Historia Integral de la Argentina”, Volumen I, Grupo Editorial Planeta, Buenos Aires, 2006.

*) Luqui-Lagleyze, Julio A. “Por ahí, anduvo Garay… Conquistador, Colonizador, Fundador y Hombre de Agallas”, Revista Todo es Historia, Año XII, Nº 147, Agosto de 1979.

*) Rodríguez Zía, Coronel (R) Jorge L. “Visión geopolítica de Juan de Garay”, Municipalidad de Santa Fe de la Vera Cruz, 1987.

——————–

Referencias:

[1] También aparece con el nombre Diego López de Ochandiano.

[2] Pedro Ortiz de Zárate, por invitación del Virrey del Perú, don Blasco Núñez, es incentivado para viajar a América en 1543, momento en el cual ejercía como Alcalde Mayor de Sevilla. Para ello, Ortiz de Zárate le cursa la invitación, a su vez, a su sobrino Juan de Garay. Tío y sobrino, de este modo, llegarán primero a las costas de Panamá el 10 de enero de 1544, y a las de Perú en febrero del mismo año.

[3] La fundación de Córdoba de la Nueva Andalucía ocurrió el 6 de julio de 1573.

Prensa JR
This post was written by
Entre las actividades que desarrollamos, las mismas son variadas y proficuas: conferencias, jornadas de cine-debate en base a películas que tratan sobre temas históricos y/o intelectuales, homenajes, visitas a lugares históricos, presentaciones de libros, investigaciones en instituciones tales como el Archivo General de la Nación, hemerotecas, bibliotecas, asesoramientos para empresas de índole investigativa, etc.

Leave Your Comment