“EL CUCHILLO”, POESIA

“EL CUCHILLO”, POESIA

EL CUCHILLO

Remotas huellas de llama
y de martillo lo azulan
con brillos que confabulan
los cruces de la amalgama;
con reverberos de escama
el resplandor lo sonroja
y si en el mango se moja
la luz en candor de plata,
entre hielos se amorata
la línea cruel de la hoja.

Su finura traicionera
es parca y seria en la zaina
intimidad de la vaina
con un trébol por puntera,
pero el recato de afuera
que en redondeces se alisa,
en lo oscuro profundiza
un acerado punzar
siempre dispuesto a brotar
de pronto, como la brisa.

No es la mano quien lo busca
sino su peso liviano
que …

Read More »

“DON JUAN FACUNDO QUIROGA”, ROMANCE HISTORICO

“DON JUAN FACUNDO QUIROGA”, ROMANCE HISTORICO

Después del crimen del brigadier general Juan Facundo Quiroga, fueron muchos los gauchos riojanos y cordobeses que lo homenajearon con coplas y romances históricos. Aunque no se sabe la exactitud en que fue compuesto, el romance transcrito a continuación es emotivo y dice así:

 

Permiso mi Virgen Santa/ madre de todos nosotros,/ voy a cantarles la historia/ de aquel General Quiroga.

El mentado General/ era hombre de mucho bando,/ caballería de línea/ y pueblos bajo su mando.

En los llanos de La Rioja/ inició sus correrías,/ pecho grande …

Read More »

“EL LAZO”, DECIMAS GAUCHESCAS

“EL LAZO”, DECIMAS GAUCHESCAS

Trenza de a ocho, tradición

que va entrando en la leyenda

con el tirador, la prienda,

el chiripá y el facón.

El anca del redomón

ya no siente tu caricia

ni la china ¡esa delicia!

se acomoda sobre el rollo

con su carne de pimpollo

y sus ojos de malicia.

 

Con el triunfo de tu bando

estás ligao a la historia

que ande hubo que ganar gloria

allí estabas culebriando.

Con Güemes estabas cuando

se le cuadró el poder real

y el emblema nacional

impuso a los chapetones

tomándoles los cañones

volcando, por lujo, un pial.

 

Zumbando en los entreveros

fuiste temor de la indiada

en esa …

Read More »

“SANTOS GUAYAMA”, PAYADA (1964)

“SANTOS GUAYAMA”, PAYADA (1964)

Por ese entonces vivía

Santos Guayama, el matrero,

que al frente de montoneros

siempre andaba en pie de guerra,

dominando valle y sierras

y atacando a los puebleros.

 

Los jueces lo condenaron

a morir sin remisión,

“por ser contumaz ladrón

y sanguinario homicida”;

mas él defiende su vida

con la bravura del león.

 

Pero ¡oh misterios humanos!

no era Guayama un bandido

de corazón pervertido

y alma sin sentimiento…

-muchas veces era herido

por crueles remordimientos.

 

Por senderos solitarios

lo han visto, baja la frente,

lamentarse tristemente

de la vida que llevaba…

-cuando la noche cerraba

le oían cantar doliente:

 

“Qué triste es vivir la vida

con el alma dolorida,

sin …

Read More »