EL PAIS: OBLIGADO DE VUELTA, por Gustavo Daniel Romano

EL PAIS: OBLIGADO DE VUELTA, por Gustavo Daniel Romano

Las mayores potencias en 1845, Gran Bretaña y Francia, con el apoyo unitario vernáculo, intervienen en el Río de la Plata con una importante flota exigiendo la libre navegación de nuestros ríos. Toman Colonia, la Isla Martín García, destruyen la flota del Almirante Brown, y remontan el Paraná hacia el Litoral, vulnerando la ley de Aduanas del Gobernador Rosas.

En la costa Norte de Buenos Aires, a ciento sesenta  kilómetros, el Paraná forma un recodo de setecientos metros de ancho, conocido como la vuelta de Obligado, tal el apellido del propietario.

Ante la inminencia del avance de la flota extranjera en noviembre de aquel año, Rosas encomendó la defensa al General Lucio N. Mansilla, quien montó cuatro baterías en la costa defendida por cientos de Infantes, dos escuadrones de caballería y detrás de ellos, trescientos vecinos.

En un montículo de la orilla estaban apoyadas unas anclas a las que se le amarraron tres gruesas cadenas hasta la orilla opuesta, donde quedaron sujetadas a un bergantín y que enganchaban por las proas y popas a veinticuatro buques desmantelados, hundidos y fondeados en línea.

El día 20 por la mañana, avanzaron sobre las baterías de Obligado. La banda de Patricios toca el himno nacional. Y al grito de VIVA LA PATRIA comienza la batalla. La calificamos de batalla y no de combate porque su resultado cambió el escenario estratégico.

A las cuatro de la tarde los artilleros queman el último cartucho, después de ocho horas de fuego intenso. Desembarcan y Mansilla al frente, manda calar bayonetas. Al adelantarse, es derribado y reemplazado por el coronel Ramón Rodríguez que ordena otra carga con los Patricios, hasta que finalmente logran cierto control del terreno.

El canciller Arana decía ante la legislatura: “¿Con qué título la Inglaterra y la Francia vienen a imponer restricciones al derecho eminente de la Confederación Argentina de reglamentar la navegación de sus ríos interiores?”

La flota invasora consiguió así avanzar por el Paraná aunque debió soportar el hostigamiento de las fuerzas patriotas a lo largo del trayecto, como ocurrió en El Tonelero (actual Ramallo), San Lorenzo y Angostura del Quebracho (provincia de Santa Fe). Ante el fracaso tuvieron que  negociar con Rosas: los tratados Arana-Southern con Gran Bretaña (1849) y Arana-Lepredour con Francia (1850) pusieron fin al bloqueo del puerto de Buenos Aires y reconocieron la soberanía argentina de los ríos interiores.

La firme actitud de Rosas durante estos episodios le valió la felicitación del General San Martín, quien con sesenta y siete años se había ofrecido a venir combatir y haría un apartado especial en su testamento: “El sable que me ha acompañado en toda la guerra de la independencia de la América del Sur le será entregado al general Juan Manuel de Rosas, como prueba de la satisfacción que, como argentino, he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla”.

Hoy como ayer, también nos quedamos sin municiones, siendo el octavo país en extensión, con una superficie marítima que triplica la continental, nuestra pampa azul, con recursos naturales estratégicos como el gas y litio.

No contamos con una política de Estado consensuada en materia de Defensa. Desde 1983 en relación al PBI, el presupuesto para Defensa cae sistemáticamente, por lo cual deberíamos por lo menos, superar el 1% de PBI, para una imprescindible modernización del material que contemple las nuevas tecnologías. Y un Planeamiento conjunto para el imprescindible control aéreo, terrestre y de nuestras aguas territoriales por parte de nuestras Fuerzas Armadas, que deberían estar debidamente equipadas y adiestradas.

Necesitamos más bases navales entre Puerto Belgrano y Ushuaia, para nuestra Armada. Mientras no ejerzamos una presencia efectiva en nuestro territorio continental y marítimo, no habrá decisiones soberanas. Como nación bi-continental, la soberanía argentina de Malvinas debe avanzar constituyendo a Ushuaia en un polo antártico. Y evitar la depredación de nuestros recursos ictícolas.

La industria y la tecnología demuestran que tiene importancia estratégica fabricar nuestro armamento, tanto en fabricaciones militares, como en nuestros astilleros y nuestra fábrica de aviones. El Presidente electo expresó la necesidad de una integración territorial que permita una distribución poblacional equilibrada que promueva aprovechar nuestros recursos estratégicos para suscitar un proceso de industrialización que genere trabajo. La industria de la Defensa debe hacer su aporte en esa dirección.

Podemos superar la antinomia entre Defensa y necesidades sociales. No hay contradicción entre justicia social y un eficiente instrumento militar, el Peronismo ya lo ha demostrado.

La Cuenca del Plata, como vía de tránsito comercial que interconecta a Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay, demanda especial vigilancia ya que la amenaza a la soberanía impone una defensa integral de los sistemas de los ríos Paraná y de La Plata, para el control del transporte marítimo, la explotación pesquera y de los hidrocarburos del Atlántico Sur.

En el gobierno de Isabel Perón, por iniciativa del historiador José María Rosa, el Congreso declaró el 20 de noviembre, Día de la Soberanía Nacional. Evidentemente el 20 de noviembre de 1845 fue una victoria política, porque precisamente hoy Inglaterra, pidió comenzar los vuelos a Malvinas que la actual presidencia les concedió y por lo cual el fiscal federal Jorge Di Lello requirió que se investiguen posibles irregularidades en el manejo de la relación bilateral Argentina-Reino Unido, por el vuelo de Latam entre San Pablo y Malvinas.

Como en Obligado, unidas al Pueblo para defender la soberanía, ha pasado el tiempo del control civil de nuestras Fuerzas Armadas, llega el tiempo de su conducción política. Ese fue el camino, ese es el camino.

 

 

Gustavo Daniel Romano

Historiador (UBA) y Magíster en Defensa Nacional
Prensa JR
This post was written by
Entre las actividades que desarrollamos, las mismas son variadas y proficuas: conferencias, jornadas de cine-debate en base a películas que tratan sobre temas históricos y/o intelectuales, homenajes, visitas a lugares históricos, presentaciones de libros, investigaciones en instituciones tales como el Archivo General de la Nación, hemerotecas, bibliotecas, asesoramientos para empresas de índole investigativa, etc.

Leave Your Comment