HISTORIA DEL CANTON DE TAPALQUE (1772-1868), por María Hondarré

HISTORIA DEL CANTON DE TAPALQUE (1772-1868), por María Hondarré

Por María Hondarré*

La frontera interior llegaba al Salado y se abría al mal llamado desierto ocupado por los pueblos originarios, habitantes primeros, estigmatizados por los prejuicios de la pertenencia propietaria, ya que se consideraba tierra virgen que se debía incorporar al “progreso y cultura” de la civilización, lo que ha ocasionado un verdadero genocidio.

Nunca hubo “espacio vacío” en América: fue siempre hábitat del aborigen, en su infinita variedad antropológico-cultural, pero se lo consideró “desierto”, lícito para la ocupación del Estado.

Para 1772, el intento de avanzar más allá del río Salado era una propuesta del Virrey Vértiz, por lo que el Cabildo dispuso que el Piloto Pedro Pablo Pabón estuviese a cargo de una expedición que salió de Buenos Aires y ese mismo año llegó al actual sistema de las sierras de Tandilia, explorando las sierras de Cayrú (hoy Olavarría). Durante su regreso, el día 12 de Octubre, se detuvo en el arroyo Barracas, uno de los afluentes del Tapalqué, respecto del que señaló: “dicho arroyo corre al este-noreste, haciendo grandes codillos: todo él es muy barrancoso, su corriente muy rápida, como tres millas por hora. Su piso es de tosca y en éste se halla abundancia de bagres”.

Tapalqué: “lugar bajo, de bañados y totoras”.

La población Mapuche (denominados araucanos por los españoles), estuvo a ambos lados de la Cordillera de los Andes.

Durante el siglo XVIII el avance Mapuche se produjo en forma más directa, atraídos por el ganado equino que se había reproducido en forma notable en las llanuras bonaerenses.

A medida que se aceleró el proceso de araucanización en el territorio bonaerense, los pueblos originarios aquí asentados adoptaron la lengua, cultura y costumbres de los Mapuches.

El mapudungun, lengua Mapuche, ha sido valorada por su riqueza por muchos lingüistas. TAPALQUÉ es un topónimo Mapuche que significa “agua con totoras” y ha identificado una región, un arroyo, un partido y una localidad, demostrando su perdurabilidad a través de las voces indígenas y de la población actual.

En 1806 por primera vez aparece registrado en un documento colonial el nombre de la región de Tapalqué y la actitud amistosa de los originarios que aquí tenían asentados sus toldos.

Poco se sabe de estos primeros aliados los Caciques Epugner, Errepuento y Turruñampuu, salvo que eran pampas y que habitaron en los campos del centro-sur de la Provincia, entre 1770 y 1825. Los tres se presentaron personalmente en el Cabildo de Buenos Aires a ofrecer su ayuda para vencer a los “colorados o ingleses” con 9862 de sus soldados, gente de guerra bien armada “de chuza, espada, bolas y onda con sus coletos de cuero”. Recibieron demostraciones de amistad y satisfacción por parte de los allí reunidos y se firmó un acuerdo con fecha 29 de Diciembre de 1806 y la autorización para “vender sus productos manufacturados o granjerías y la sal en Buenos Aires”.

Juan Catriel, llamado “El Viejo” (c.1770-1848), de la dinastía de los Catriel. Vivió en el siglo XIX, en territorio que actualmente es parte de la campaña bonaerense, gobernando a guerreros de la nación pampa (o sea, la parcialidad septentrional de los tehuelches).

La frontera constituyó un espacio dinámico un ámbito social y un escenario de contacto cultural. La frontera entre la sociedad española y la aborigen no significó sólo guerra sino también comercio e intercambio de productos entre ambas naciones como así también entre los distintos pueblos originarios.

La Revolución de Mayo en 1810 significó la valorización del territorio bonaerense y los productos existentes en la región. Buenos Aires se transformó en el puerto principal para sus exportaciones ganaderas, inicialmente con destino a Gran Bretaña, mientras que la carne salada se dirigía a Brasil y Cuba. La industria del saladero adquirió relevancia y el Primer Gobierno Patrio tomó medidas para su protección.

La caída del Directorio (1820) favoreció el surgimiento de la Provincia de Buenos Aires con entidad política autónoma, asumiendo Martín Rodríguez como Gobernador. La ampliación del mercado internacional de cueros y carnes ejerció un efecto inmediato en la puesta en marcha de un plan de ocupación y explotación de las tierras dominadas por los pueblos originarios.

Ante las tensiones en la frontera sur, es que el gobierno de Buenos Aires decidió el reconocimiento de las tribus y el establecimiento de una paz duradera, como así también la fundación de nuevos pueblos.

En 1825 el Gobernador Gregorio de Las Heras organizó una comisión liderada por Juan Manuel de Rosas, el Coronel Juan Lavalle y el Ingeniero Felipe Senillosa que tuvo como objetivo establecer una nueva línea de la Frontera.

En Enero de 1826 llegaron al arroyo Tapalqué, más precisamente a la Laguna del Tigre, paraje donde debía situarse el Cantón, que fue señalizado con una especie de “mojón de tierra en una superficie de ocho varas de largo por ocho de ancho y se lo circundó de una zanja de cuatro varas de boca, por dos y media de hondura”.

En Octubre de 1831 el Coronel Gervasio Espinosa recibió orden de trasladarse hasta ese lugar con las fuerzas a su cargo, que en un comienzo fue de veintisiete hombres.

Juan Manuel de Rosas realizó en 1833 la Campaña al Desierto, salió desde la Guardia del Monte, atravesó el Salado y cruzó el arroyo Tapalqué.

El Cantón fue usado como cuartel general. En él completó la planificación y se incorporaron parte de los batallones allí existentes, entre ellos el Batallón de Libertos y los continentes de “indios amigos”.

El 17 de Septiembre de 1833, el naturalista inglés Charles Darwin recorrió Tapalqué y expresó que “consiste en una llanura perfectamente plana y sembrada hasta donde alcanza la vista, de toldos o chozas en forma de horno… Aquí residen las familias de los indios aliados que combaten en las filas del ejército de Rosas… Además de los toldos, hay allí tres ranchos: uno lo habita el comandante, y los otros dos unos españoles con pequeñas tiendas… He visto en los comercios muchos artículos, como mantas de caballo, cinturones y ligas, tejidos por las mujeres indias…”.

Rosas fue reelecto Gobernador en 1835 y siguió con las relaciones pacíficas con los cacicatos de indígenas instalados en las inmediaciones del Cantón, los que modificaron considerablemente sus vidas ya que se les asignaron territorios específicos, elementos de labranza y semillas.

Monolito recordatorio levantado en 1939 en el lugar dónde estuvo ubicado el Cantón o Guardia de Tapalqué.

Por Decreto Nº 1430 firmado por el Gobernador Rosas del 25 de Diciembre de 1839, se reorganizó en 14 secciones las tierras al sur del río Salado. La tercera sección de campaña delimitó el Partido de Tapalqué.

La caída de Rosas tras la batalla de Caseros contra las fuerzas de Urquiza en 1852, produjeron cambios en la política de la frontera. Se abandonó el negocio pacífico implementado hasta entonces y se avanzó sobre territorio aborigen.

El Partido de Tapalqué sufrió ataques y saqueos que llevaron alarma e inseguridad a los pobladores del Cantón.

En 1854 asumió como Juez de Paz Ezequiel Martínez, quién encabezó una solicitud de los vecinos para trasladar el pueblo, lo que se hizo efectivo por decreto del Gobernador Pastor Obligado del 2 de Marzo de 1855, “a las puntas del arroyo Tapalqué”, o sea a unas ocho leguas más al Sudoeste, cerca de donde en 1867 se creó la ciudad de Olavarría.

El malestar indígena se incrementó, a tal punto que el nuevo pueblo tuvo existencia efímera.

En Noviembre de 1862, el Ministro de Gobierno dió instrucciones operativas para la fundación de un centro de población para asiento de las autoridades.

La pulpería San Gervasio en Campodonico, Tapalqué.

El Gobernador de la Pcia de Buenos Aires Mariano Saavedra firmó el Decreto el 7 de Noviembre de 1863 creando el actual pueblo de Tapalqué en los campos de propiedad pública marcados con el nombre de “Juarra”. En Agosto de 1864 se iniciaron los trabajos de traza y mensura y se aprobaron definitivamente el 30 de Mayo de 1868, con la firma de Alsina y Avellaneda.

_____________________________________________________________________

* Directora del Museo y Conservatorio de Tapalqué.
_____________________________________________________________________

Bibliografía:

*) Capdevila, Ramón Rafael. “Tapalqué en la Historia”. Primero y segundo tomo.

*) Meroni, Graciela. “La Historia Viva de Tapalqué”.

*) Casamiquela, Rodolfo. “Tehuelches, araucanos y otros en los 500 años de poblamiento del ámbito pampeano”.

*) Mugueta, Miguel Ángel. “Una historia de Frontera. El Cantón Tapalqué”.

Prensa JR
This post was written by
Entre las actividades que desarrollamos, las mismas son variadas y proficuas: conferencias, jornadas de cine-debate en base a películas que tratan sobre temas históricos y/o intelectuales, homenajes, visitas a lugares históricos, presentaciones de libros, investigaciones en instituciones tales como el Archivo General de la Nación, hemerotecas, bibliotecas, asesoramientos para empresas de índole investigativa, etc.

Leave Your Comment