LO QUE QUISE DECIR EN LA DESPEDIDA A JOSE MARIA ROSA EL 7.VII.59, por Nimio de Anquín

LO QUE QUISE DECIR EN LA DESPEDIDA A JOSE MARIA ROSA EL 7.VII.59, por Nimio de Anquín

El siguiente escrito del filósofo cordobés Nimio de Anquín estaba entre sus papeles personales y es difícil saber el motivo exacto de su origen. Parecen palabras pensadas para un agasajo al historiador José María Rosa, pero tampoco es posible rastrear si realmente fueron pronunciadas, dado que el título lleva las palabras: “Lo que quise decir”… etc. Como sea, el texto permanecía sin conocerse, y Jóvenes Revisionistas lo publica gracias a discípulos santafesinos del filósofo, quienes tuvieron la generosidad de brindar el material para su divulgación.  

 

Lo que quise decir en la despedida a José María Rosa el 7.VII.59

Accedo a decir dos palabras con riesgo de no expresar convenientemente mis ideas y sentimientos, en este momento un poco dispersos por las emociones inevitables. Y accedo para saludar con efusividad amistosa, al maestro de la historia revisionista que nos honra con su presencia, y a sus compañeros de viaje que son también nuestros antiguos compañeros de lucha.

Es curioso y aleccionador que las contadas veces que nos reunimos, siquiera sea en fugaces y encendidos ágapes, no sea para celebrar triunfos materiales, sino para estrechar lazos de vieja amistad o para festejar circunstancias que más atañen al espíritu que a la bruta temporalidad de la política.

Hoy, por ejemplo, en vez de agruparnos para tramar una conspiración y dar desahogo al rencor, o alentar la venganza cruenta y fratricida, nos convoca en torno a esta mesa el espíritu de la verdad histórica, personificada en el anfitrión, más que la posibilidad de una situación concreta de inmediata realidad.

Es que el nacionalismo, si he de denominar de algún modo nuestro movimiento, es antes que nada una decisión espiritual radicada en los entresijos del corazón y animado por la lucidez de las ideas creadoras. Representamos una idea y una decisión en marcha y por ello somos invencibles, pues nunca el espíritu fue vencido.

Sin jactancia podemos decir que todo lo bueno y creador que se ha realizado en el país a partir del 4 de junio, lleva el sello nacionalista. Aún más, si el sentimiento nacional, el principio de soberanía, la porfiada voluntad de ser, de subsistir, por encima de la omnipotencia casi incontrastable de los Estados omnívoros, perduran aún en nuestra patria, se debe a nuestro inquebrantable espíritu, último refugio de la dignidad argentina.

Nuestra misión es sembrar la verdad ya que, como sabéis, “la verdad hace libre a los hombres”. Nuestro homenajeado es un gran sembrador de verdades históricas. A él se debe el haber recreado la historia de la Restauración nacional, frente a la impostura sistemática del mitrismo. Brindemos por él que con su labor ciclópea ha destruido mitos que parecían invencibles, y descubierto la verdad de la historia rioplatense en su época más grande y decisiva.

Nimio de Anquín (1896-1979)

Tagged with
Prensa JR
This post was written by
Entre las actividades que desarrollamos, las mismas son variadas y proficuas: conferencias, jornadas de cine-debate en base a películas que tratan sobre temas históricos y/o intelectuales, homenajes, visitas a lugares históricos, presentaciones de libros, investigaciones en instituciones tales como el Archivo General de la Nación, hemerotecas, bibliotecas, asesoramientos para empresas de índole investigativa, etc.

Leave Your Comment