UNA CHARLA CON EL DR. JULIO M. LUQUI-LAGLEYZE, ESPECIALISTA EN HISTORIA MILITAR Y UNIFORMES MILITARES ARGENTINOS

UNA CHARLA CON EL DR. JULIO M. LUQUI-LAGLEYZE, ESPECIALISTA EN HISTORIA MILITAR Y UNIFORMES MILITARES ARGENTINOS

El encuentro con el Doctor en historia y Profesor Julio Mario Luqui-Lagleyze fue sorpresivo y sumamente enriquecedor. Como la mayoría de las cosas o situaciones que surgen de modo inesperado, haber conocido en persona a Luqui-Lagleyze en la 49º edición de la Feria de Antigüedades de San Telmo, en Buenos Aires, el 16 de noviembre de 2019, le ha dejado al que suscribe un sinfín de enseñanzas que, en el conjunto, confirman pareceres, añaden nueva información y alientan a continuar el arduo camino de la investigación histórica nacional.

Aproveché la presencia del Prof. Luqui-Lagleyze, como era de esperar, para formularle algunas preguntas que con suma bondad me ha respondido y con creces. Su semblante, emprolijado con una tupida barba federal, era la contraseña perfecta para hacer notar su condición de “Federal Neto”, cualidad que proviene de varios de sus antepasados. Además, fue su padre, Julio A. Luqui-Lagleyze, quien comenzó a editar estupendas investigaciones que, seguidas por su hijo, ahondaron en una temática que hasta entonces hubo de mantenerse casi en el anonimato, y que tienen que ver con el surgimiento, descripción, evolución de los uniformes militares que lucieron los regimientos y batallones argentinos en toda su historia.

Pero, tal como lo aclaró en la charla mantenida, no todas sus obras –rayana en las 30- han abordado lo concerniente a los uniformes argentinos, sino también a las batallas más importantes, y no tanto, que se dieron cita en nuestro territorio, a la vida de los edecanes presidenciales, a la composición de los regimientos realistas, y a profundizar en el origen de las naves más emblemáticas e insignes de la Armada Argentina, entre otros asuntos.[1]

 

Gabriel O. Turone (GOT): -Julio, ¿tenés antepasados que formaron parte de la administración de Juan Manuel de Rosas?

Julio M. Luqui-Lagleyze (JMLL): -Sí, tengo cuatro nonos que estuvieron en la batalla de Caseros. Dos eran Echagüe –Francisco Pascual Echagüe[2] y José María Echagüe[3]– por parte de mi abuela. Después, un sargento mayor de los Colorados de Monte –el sargento mayor Montes, de la caballería de Rosas- y algún otro más. Sí, hay sangre federal.

GOT: -¿Es cierto que en tu árbol genealógico se comparten lazos con la familia del coronel de Marina Álvaro José de Alzogaray, el artillero de Vuelta de Obligado?

JMLL: -Este Álvaro José de Alzogaray era secretario del almirante Brown, y su madre era hermana de los Echagüe[4]. Y los Echagüe son mis antepasados por el lado de mi abuela Lagleyze.

GOT: -¿Qué me podés decir de la conformación de nuestras primeras milicias, regimientos, y hasta de los ‘Patricios’ en el Ejército?

JMLL: -Los ‘Patricios’ eran milicias en la época de Rosas, no eran regimiento de Línea. De hecho, Rosas no tenía Regimientos de Infantería de Línea; tenía dos que le desaparecieron hacia 1840: el Guardia Argentina y el Río de la Plata.

A la Vuelta de Obligado fueron ‘Patricios’, Infantes de Marina, también artilleros navales. El Grupo de Artillería 1 no existía como tal, por eso digo que donde hubo artilleros, éstos eran todos lo mismo. Porque vos lees la lista de artilleros y aquellos que sobrevivían aparecían en la unidad siguiente. Los artilleros que en 1840 todavía estaban vivos podían haber pasado por Ituzaingó o podían haber pasado por Maipú, por todos lados.

GOT: -Bueno, es como la mayoría de los Batallones de ‘Patricios’ en la época de Rosas cuyos jefes eran edecanes y ellos se iban rotando, y algunos de ellos ya habían sido Edecanes de Dorrego, por ejemplo…

JMLL: -Claro, claro. Aparte hay una Legión Patricia rarísima en 1820, antes de la Guerra del Brasil, que Balcarce la va a crear y que era de la Provincia de Buenos Aires, independiente, y que en su Decreto de fundación decía que ‘el uniforme va a ser el mismo de los ‘Patricios’. Y esto porque había entre sus hombres antiguos componentes que habían estado en el viejo cuerpo creado en 1806. O sea, que ya los milicianos iban pasando de una unidad a otra.

GOT: -Julio, ¿tenés recuerdos de tus antepasados federales?

JMLL: -Sí, sí. Tengo un cintillo punzó original de uno de ellos, también un retrato de mi tatarabuela con cintillo punzó que lo tuve que hacer restaurar para que apareciera el cintillo. Ese retrato es de García del Molino, y mi tatarabuela tenía entonces 18 años cuando posó, era plena época de Rosas. Lo que era extraño es que no apareciera el cintillo, por eso mi papá me decía ‘no puede ser que no tenga cintillo punzó’, entonces empezó a averiguar, y yo me asesoré con una restauradora del Museo de Luján a quien le encargué que me averiguara dónde está el cintillo punzó en el cuadro que fue hecho en 1838, porque la mía era una familia federal.

Así fue, que esta restauradora limpió el cuadro y un día llamó a casa, y me dijo ‘¡Encontré el cintillo punzó!’. ¿Qué había ocurrido? Mi tatarabuela tenía oculto el cintillo punzó, en parte, bajo un moño que le habían hecho en el medio del pecho. Claro, después de la caída de Rosas le habían pegado un fratachazo, como tenía el pelo muy ennegrecido, por su ascendencia gallega, entonces le bajaron las rayas del pelo mucho más abajo y eso terminó tapándole el cintillo punzó.

GOT: -No sé si lo viste, un cuadro de García del Molino que le hizo a Ricardo Zemborain en la que aparece con chaleco federal y que se encuentra en el Museo Saavedra. En una visita guiada contaban que los descendientes le habían ocultado el color punzó de su vestimenta…

JMLL: -Claro, claro, para ocultar el pasado federal después de 1852. Mi tatarabuela tenía en ese cuadro que te comenté cintillo punzó y también tenía sombra de bosio (bigote). ¿Sabés por qué? Porque era la manera de distinguir a las niñas decentes, porque las prostitutas se afeitaban, se depilaban, entonces las niñas decentes no se depilaban. Entonces, si vos veías la carita con sombrita significaba que era una niña decente y virginal. Mi tatarabuela tiene sombrita en la cara, era una niña decente; después, pobrecita, se murió de parto porque era demasiado jovencita, murió de fiebre puerperal.

Obra titulada “El señor Zemborain y su hija”, de Cayetano Descalzi, 1843. Es parte del patrimonio del Museo Histórico “Cornelio de Saavedra” de Buenos Aires. Al igual que el cuadro de la tatarabuela de Luqui-Lagleyze, el chaleco federal y el cintillo punzó de Zemborain fue ocultado por un color violáceo luego de la caída de Rosas en 1852, por temor a represalias. Al restaurarse la obra, fue descubierto el atuendo federal de la familia.

GOT: -Julio, ¿cuántos libros has escrito?

JMLL: -Escritos, debo andar llegando a los treinta, aunque de uniformes son pocos. Casi todos son de historia argentina, de historia militar, sobre los realistas.

GOT: -¿Te gusta mucho la etapa realista?

JMLL: -Sí, la realista sí.  A los realistas los rescaté yo cuando nadie le daba importancia, porque nadie sabía qué habían hecho ni quiénes eran. En realidad, empecé cuando me casé con mi primera esposa, la madre de mi hijo, pues ella es peruana. Me fui con ella a Perú un mes y medio, y como no podía ir todos los días a la playa porque sino me ponía todo rojo como un camarón por el sol, y porque además no me gusta la playa, yo aprovechaba y me iba al Archivo Nacional de Lima. Pensaba, entonces, que ahí debía haber archivos de lo que había sido el Ejército realista que había actuado entre 1810 y 1824. Entonces empiezo a buscar en los fondos documentales del Archivo Nacional de Lima, que estaba en los subsuelos del Palacio de Justicia y encuentro toda una serie de 80 paquetes de documentos que ¡¡tenían más tierra que la tumba de Lamadrid!! Llevaban por título Hacienda – Ejército – Expediciones Militares.

Empiezo a ver que eran archivos y documentos que iban desde 1809 hasta 1821/22. Eran todos los papeles ordenados de aquella época, todos los gastos del Ejército realista, los pedidos, las listas de revista. Una vuelta fui, durante esas vacaciones, junté un montón de tiempo y me hice muchísimas fotocopias correspondientes a unas 500 fojas de servicio. Era la época en que te dejaban fotocopiar todo, ahora no se puede. Me traje 500 fojas de servicio fotocopiadas. Cuando me presenté en el Archivo Nacional de Lima me preguntaron ‘Bueno, ¿qué quieres ver?’, y yo le contesté que nada, que quería que me fotocopiaran todo. ‘Pero son muchas’, me replica, y le vuelvo a decir que no importa porque yo tengo todo el tiempo para esperar.  Ahí fue que rescaté a todos los realistas, porque ahí me di cuenta que el Ejército realista, en verdad, estaba compuesto por americanos. Eran todos altperuano (hoy bolivianos), peruanos, chilenos, casi no había españoles.

Hasta 1816, en que empezaron a llegar los españoles, hasta que no cae Napoleón y deja España, los españoles no vienen a América. Por eso, casi todos los componentes del Ejército realista en nuestro continente eran todos americanos, y de hecho son bolivianos y peruanos los que derrotan a Belgrano en Vilcapugio y Ayohuma.

GOT: -¡Qué dato, no lo sabía!

JMLL: -Incluso los generales, como Goyeneche[5] o Tristán[6], eran todos peruanos. Todos estos fueron los que primero vencieron a Belgrano y después fueron vencidos por Güemes. Los que ganan en Huaqui en 1811 son todos peruanos.[7] Después van a ir llegando ya generales de nacionalidad española, como de La Serna. Ahora, los que sí eran españoles, sin excepción, fueron los generales en jefe y los virreyes, de ahí para abajo todos americanos.

GOT: -¿Qué hay de cierto del gaucho Antonio Rivero?

JMLL: -El gaucho Rivero era como un matrero al que utilizan en el relato como un héroe, pero que en realidad era un cuatrero, un robador de ganado. Él primero les había robado a los primeros colonos (Mestivier y a Vernet) y después les robó a los ingleses, y cuando roba a los ingleses es cuando lo reivindican como si se tratase de una causa nacional, pero en realidad era un cuatrero.

Semblante federal del Doctor en Historia, don Julio M. Luqui-Lagleyze.

GOT: -¿Y qué hay de cierto, como dicen, que murió peleando en Vuelta de Obligado?

JMLL: -Yo creo que Rivero muere cuando los ingleses se lo llevan a Londres. Los historiadores a veces son muy fabuleros y si son del relato más mentirosos todavía. A la batalla de Vuelta de Obligado la han mitificado mucho, y la terminan estropeando. Tanta leyenda punzó le arman a Obligado que la terminan usando para hacer de ella un relato y politizado.

GOT: -¿Qué diferencias había entre el Sol rojo y el sol amarillo de las distintas banderas de la época de Rosas?

JMLL: -Aquellas banderas que eran de uso civil y nacional tenían las tres franjas azul-blanco-azul, con el Sol del centro en amarillo o con tonos medio rojizos pero sin los gorros frigios y sin las leyendas. En cambio, las banderas militares u oficiales fueron las que tenían leyendas, ¡toda la vida las banderas militares llevaron leyendas y adornos, desde la época de las Invasiones Inglesas hasta el día de hoy!

GOT: -¿Cómo se le llama al Sol con rostro de niño que está en la bandera de la Confederación Argentina?

JMLL: -Yo lo llamo “Sol de la Confederación” porque es el que tiene carita de ángel. El Sol con cara de ángel y pelo es el Sol de la Confederación. No se usó en otro período.

GOT: -¿Y el Sol rojo tiene alguna denominación?

JMLL: -No, no. Si te fijás, hay pocos ejemplares de banderas con sol rojo. Muchas veces es, incluso, un efecto de oxidación más que rojo sangre original en serio. La descripción que hace Andrés Lamas de la bandera del Fuerte de Buenos Aires es mentirosa, cuando dice  ‘Y yo saqué una bandera azul, como la noche, con cuatro gorros frigios, y un sol rojo como la sangre en el medio’… Esta bandera original está en Montevideo, hasta te puedo mostrar la foto. Está metida dentro de un ropero–vitrina con vidrio, toda plegada y doblada, es como de dos metros de altura, y es azul-blanca-azul y el sol sí está bordado o pintado en rojos y amarillos,  por eso. Pero de ahí a decir ‘un sol rojo como la sangre’, esos son los delirios de Lamas que era un acérrimo unitario.

GOT: -¿Qué me podes decir de las banderas de las ‘Naciones’ afro de los tiempos federales?

JMLL: -Están casi todas en el libro “Las banderas de los Argentinos” de los Dres. Peña y Alonso.[8] En realidad, esas banderas están guardadas en el depósito del Museo Histórico Nacional (MHN), nunca estuvieron expuestas que yo sepa. Y estaba la ‘Nación’ Mauinga, la ‘Nación’ Benguela[9], etc., etc., y sus banderas combinaban los colores rojos;  rojos con blanco; azul, blanco y rojo, hay un montón de combinaciones. Hay restos de banderas de esas, y algunas que están perdidas por ahí que no se saben de qué son. Las banderas de las ‘Naciones’ afro están en la obra que te digo que es un excelente trabajo y un muy buen libro.

Pintura “El picazo pampa de Rosas”, obra no muy divulgada de Eleodoro Marenco.

GOT: -¿Qué referencias tenés de José Luis Salinas, el autor de láminas con uniformes militares argentinos?

JMLL: -Las láminas de José Luis Salinas son casi todas de las Invasiones Inglesas. Además hay dos de la época de Rosas: una con 3 federales, de los cuales uno está montado a caballo y dos al pie, y la otra lámina es la de Rosas a caballo que es la que usaron para el monumento que tiene en Palermo. Estas representaciones son de las últimas que hizo J.L. Salinas, el cual falleció hace muchos años. Hoy tendría ciento y pico de años de existir. Los Salinas eran dos, el padre y el hijo –Alberto- . El padre es el que pintó estas láminas de las invasiones que hablamos, las federales creo que son del hijo  –yo las tengo autografiadas por él-, y el hijo, que también murió, rondaría los 70 años de edad.

Salinas padre e hijo eran originariamente dibujantes de historieta, cuando los dibujantes de historieta eran palabras mayores…bueno, ahora también hay muy buenos. Pero Salinas, que era coleccionista de soldados y fanático de los uniformes y todo eso, se hacía asesorar por el mismo que asesoraba a Guillermo Roux para las láminas de Codex, que se llamaba Alfredo Villegas. Éste era un abogado e investigador histórico que tiene varios trabajos publicados, y era miembro de clubes de coleccionistas de soldados, ámbito donde conoce a Salinas que también andaba metido en esos mismos lugares. Allí se hicieron amigos. Cuando en una época Salinas fue llamado para hacer láminas para la revista Anteojito, lo asesoró Villegas. Si buscás las láminas viejas de Anteojito, en las primeras dice “Datos históricos asesoramiento por el Dr. Alfredo Villegas”.

GOT: -¿Y de Marenco, qué opinás?

JMLL: -Marenco es un excelente `pintor y dibujante de temas criollos y gauchescos. Sus carpetas de uniformes son hermosas, pero no hizo investigación uniformológica nunca, solo copió de libros y otras láminas más antiguas, por lo que tienen errores sus láminas. Errores que no son suyos sino básicamente producto del libro de Udaondo de 1922.

GOT: -Muchas gracias por tu tiempo, Julio.

JMLL: -De nada, Gabriel, el gusto ha sido mío.

 

——————–

Referencias:

[1] Algunas obras de Julio M.Luqui-Lagleyze, son: La Fragata Libertad, Embajadora Argentina en los mares del Mundo (co-autor, Ediciones Manrique Zago, 1995); Los Cuerpos Militares en la Historia Argentina 1550 – 1950 (Instituto Nacional Browniano, 1995); Manuel Belgrano, los ideales de la patria (co-autor, Ediciones Manrique Zago, 1995); Historia y Campañas del Ejército Realista 1810-1820 (Instituto Nacional Sanmartiniano, 1997); Los Realistas, 1810-1826 (Ediciones Quirón, Valladolid, España, 1998); Los Edecanes del Presidente (Edivern, 2000); Por el Rey, la Fe y la Patria (Publicaciones de Defensa, Madrid, España, 2006); etc., etc.

[2] Luqui-Lagleyze quiso referirse al padre de quien fuera Gobernador de Santa Fe durante el rosismo, Juan José Pascual Echagüe, llamado Francisco Pascual.

[3] Hablamos aquí de José María de los Dolores Echagüe y Garmendia, nacido en Santa Fe el 12 de septiembre de 1799 y que casó con Petrona Celestina Garmendia Robredo.

[4] Se llamaba Mercedes Echagüe y Andía

[5] El general Juan Manuel de Goyeneche, en efecto, había nacido en Arequipa, Virreinato del Perú, el 12 de junio de 1776. Vio el ocaso en Madrid, España, el 10 de octubre de 1846.

[6] Juan Pío Tristán era oriundo también de Arequipa, habiendo nacido el 11 de julio de 1773.

[7] Conocido entre nosotros como “Desastre de Huaqui”, ocurrió este hecho de armas el 20 de junio de 1811.

[8] Se refiere a la obra Las banderas de los argentinos. Doscientos años de historia, que bajo un sello editorial privado y con los auspicios de FATE-ALUAR publicaron Juan Manuel Peña y José Luis Alonso en 2009.

[9] Esta ‘Nación’ de los afrodescendientes que habitaron Buenos Aires fue fundada el 6 de diciembre de 1829, teniendo por epicentro la actual calle México 1272, en el barrio de San Telmo. Su origen era de los negros provenientes de Angola.

Prensa JR
This post was written by
Entre las actividades que desarrollamos, las mismas son variadas y proficuas: conferencias, jornadas de cine-debate en base a películas que tratan sobre temas históricos y/o intelectuales, homenajes, visitas a lugares históricos, presentaciones de libros, investigaciones en instituciones tales como el Archivo General de la Nación, hemerotecas, bibliotecas, asesoramientos para empresas de índole investigativa, etc.

Leave Your Comment